Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
img
img

 

 

Auxiliares de la Justicia
Perito en Accidentología Vial

img
img
img
.Sobre mí
FOTO

Ing. Andres Aliaga

Auxiliar de la justicia
Perito Judicial
andresaliaga.blog@gmail.com

» Ver perfil

img
.Más leídos
» Accidentologia Vial Córdoba
» Actos o condiciones inseguras?
» Alta velocidad - Dolo eventual o culpa consciente?
» Análisis de perspectivas en fotografías
» Determinar la posición del sol en una fecha, hora y lugar
» Donde practico el examen teórico para conducir
» Prevencion primaria, secundaria, terciaria y cuaternaria
» Prioridad de paso derecha y su justificación mecánica
» Prioridades de paso para congestion de transito
» Rotación y traslación post impacto
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Enlaces
» Volver
» Accidentología Vial
29 de Junio, 2016 · General

Prevencion primaria, secundaria, terciaria y cuaternaria

Seguridad primaria: Pretende evitar que se produzca el accidente de tránsito, y lógicamente son medidas que actuarán antes que éste ocurra.
De los tres factores intervinientes en los hechos de tránsito, el vehículo y la vía presentan posibilidades de lograr seguridad primaria a través de mecanismos de seguridad activa en el vehículo (luces, frenos y frenos ABS, dirección, sistemas de estabilización ESP, alertas sonoras de peligro), y sistemas de seguridad activa en la vía (bandas sonoras longitudinales colocadas a los costados de la ruta, bandas sonoras transversales, señalización vial, iluminación, estado del firme, lechos de frenado, peraltes de curvas).
De los dos factores mencionados, el vehículo ha sido sin dudas el que más ha evolucionado en los últimos años, debido a la investigación y desarrollo realizada por las automotrices y al acompañamiento de las legislaciones de los diferentes países con fines de determinar la obligatoriedad de su uso en nuevas unidades vendidas.
El tercer factor, el ser humano ha sido relegado históricamente. Es muy raro que un individuo conozca las consecuencias de los incidentes de tránsito, cantidad de colisiones, choques, atropellos que se producen a diario, número de muertos y causas principales. Las conductas humanas en nuestro país están determinadas por un marcado desprecio por las normas y generación de normas propias y a medida, y por no respetar a la autoridad de aplicación de dichas normas. El argentino tiene más miedo a recibir una multa que a perder la vida en un siniestro de tránsito.
Este factor surge desde la cuna, en el entorno familiar, donde los padres son los primeros responsables en transmitir e inclucar los valores culturales que le permitirán desarrollarse luego como una persona íntegra y respetuosa de las normas sociales. En el seno familiar comienza la problemática, en familias de padres ausentes, familias separadas, familias re-unidas donde es difícil definir un conjunto de reglas que permitan el orden y la armonía en un ambiente cambiante y desordenado. En el siguiente nivel se encuentran las escuelas, donde se observan casos de estudiantes haciendo bulling a sus docentes, padres reclamando a los docentes por un aplazo a sus hijos, directivos de la escuela defendiendo este tipo de actitudes, en la complicidad silenciosa de la sociedad que observa este tipo de conductas y no toma iniciativas para paliar sus efectos sobre los docentes, sobre las normas, y sobre la autoridad. Finalmente las instituciones políticas y sus dirigentes quienes, al no ver un rédito económico ni una mejora en la cantidad de votantes a futuro, son muy reacios a implementar políticas que hagan efectivo el cumplimiento de la ley. El ejemplo de un intendente que tomó una camioneta de su municipio y salió alcoholizado a la ruta para minutos más tarde matar a otra persona que venía transitando en un vehículo de menor porte, o del intendente que abolió la ordenanza que prohibía conducir con un nivel de alcoholemia superior a la tasa máxima permitida. Todos estos son casos de falta de voluntad política de comunicar lo que está sucediendo hoy con las personas en los siniestros de tránsito y de tomar medidas para paliar esas situaciones.

Seguridad secundaria: Cuando sucede el siniestro de tránsito se trata de conseguir que no se produzcan lesiones o que sean lo más leves posibles. Estas medidas consisten fundamentalmente en evitar o proteger las partes lesivas del vehículo -volante, tablero, salientes, etc.-; o de la vía -obstáculos próximos, barreras, postes, etc.; conseguir que la energía liberada en el impacto se disipe -carrocerías con deformación progresiva-; evitar que los ocupantes queden atrapados -habitáculo indeformable-; y la utilización de mecanismos específicos de protección -cinturón de seguridad, bolsa de aire, casco en las motocicletas, etc. Todas estas unidades muestran su operabilidad y utilidad mientras ocurre el accidente de tránsito, conformando la seguridad pasiva tanto del vehículo como de la vía. 
En esta situación, el ser humano sólo puede buscar suavizar las consecuencias del siniestro mediante su destreza para realizar maniobras evasivas, sus reflejos, su capacidad para anticiparse al hecho y actuar con anterioridad, su criterio para detectar zonas de la vía que presenten mayor riesgo. Todas estas cuestiones ayudarán a disminuir los daños en los vehículos y las lesiones en las personas del conductor y pasajeros. Nuestro sistema de emisión de licencias de conducir no contempla hoy la medición de algunos de estos parámetros ni tiene establecidos límites mínimos para otorgar el permiso.


Seguridad terciaria: El accidente de tránsito ha ocurrido y se han producido lesiones; este tipo de seguridad tiene como objetivo conseguir una atención rápida y eficaz de las mismas. Las medidas consisten fundamentalmente en aplicación de primeros auxilios a las víctimas -aunque para ello sería necesario que las técnicas básicas fueran conocidas por la totalidad de los ciudadanos-. Evacuación rápida de las víctimas a centros preparados para atender las lesiones existentes; medios de transporte suficientemente equipados y con personal capacitado; preparación de profesionales en estas materias; actualización de medios técnicos, etc. Estas medidas se ponen en marcha después de ocurrido el accidente. El sistema de 4 E presenta lo siguiente (Education, Engineering, Enforcement y Emergency) es decir educación en temas de seguridad vial, ingeniería aplicada a la vía o el camino, controles policiales en el sitio, y servicios de emergencia médica, bomberos y policial. 
De este sistema, la ingeniería debe implementar medidas que permitan a las vías disponer de espacios o banquinas para poder trasladar los heridos, vehículos siniestrados y así evitar nuevos incidentes en el mismo sitio motivados por el siniestro original. Los controles policiales deben cumplir la doble función de prevención por un lado, al identificar y detener a los vehículos que transitan sin estar en condiciones para ello, y los conductores que se encuentran o muy cansados o conduciendo bajo los efectos del alcohol o drogas. Y de seguridad terciaria al constituirse en el lugar del hecho, y proceder a colocar señalización en el sitio que dé aviso a quienes transitan por la vía de que la misma se encuentra obstruida en ese punto. Los servicios de emergencias son complementados por personal médico y paramédicos, ambulancias, bomberos quienes procuran salvar la vida y los bienes materiales.

Seguridad Cuaternaria: En los accidentes de tránsito se ve, con relativa frecuencia, que pese a los esfuerzos realizados en la atención de las lesiones, no se consigue la restitución integral de las víctimas, al quedar diversas secuelas tras la curación de las lesiones, y, por ello, se hace precisa la existencia de la seguridad cuaternaria, cuyo fin es la recuperación de estas secuelas y la total reinserción social de los heridos. Esta rehabilitación no debe entenderse exclusivamente desde el punto de vista físico, sino que muchas veces, dadas las características de las víctimas, -jóvenes y con un buen estado de salud previa al accidente- y lo que representa el accidente, será necesario una rehabilitación psíquica. También se debe tener en cuenta que probablemente sea necesario reacomodar el hogar de los nuevos discapacitados del tránsito, los vehículos, los dispositivos móviles, las computadoras, sistema telefónico, sistema de iluminación, la cocina, los baños, etc. Ya que estas personas deben poder valerse por sí mismas de igual manera que se valían por sí antes del siniestro. Caso contrario la carga termina trasladándose a los familiares, amigos e instituciones, produciendo asimismo un daño psicológico en la persona que ahora se ha transformado sin querelo en una carga para todos ellos.



Fuentes de las cuales se han tomado referencias para la redacción del presente: 
Notas de clase Epidemiología I - Instituto Superior Carlos Alberto Leguizamon (ISCAL) - prof. Zanetta

http://www.cavat-nicoleparedes.org/index.php/blog/item/249-4-tipos-de-seguridad-vial
29.06.2016

http://www.supermotor.com/revista/seguridad-vial/274493/sistemas-seguridad-activa-pasiva-centro-zaragoza.html
29.06.2016
publicado por andresaliaga a las 13:56 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad